CONSEJOS PARA AFRONTAR CON ÉXITO LA TRANSICIÓN A SECUNDARIA

La próxima semana comienzan las clases,  para muchos niños no solo supone el inicio de un nuevo curso, sino también el cambio del colegio al instituto, por ello hemos decidido dedicar el primer post tras las vacaciones de verano, con el fin de facilitar algunos consejos que pueden ayudar a las familias a garantizar el éxito en esta transición.

En este momento de sus vidas, los niños ya han superado con éxito algunas situaciones que, en mayor o menor medida, les han exigido una serie de cambios o reajustes en horarios, nuevos espacios, compañeros, personas que representan autoridad, normas explícitas e implícitas.

Si bien es cierto que cada cambio es un proceso que genera nuevas expectativas, y ansiedad ante un futuro incierto. También es cierto que la vida supone, y cada vez más en nuestro mundo, saber adaptarse a los cambios. De ahí la importancia de desarrollar la capacidad de adaptación, afrontar las transiciones desde una perspectiva positiva, considerándolas una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, tratando de llegar a un nuevo equilibrio tras superar un período lógico de incertidumbre.

Para afrontar la transición de primaria a secundaria de manera positiva, es aconsejable:

  • Dar facilidades para que el niño exponga cómo percibe la Secundaria, ya que puede vivir con excesivo nerviosismo todo lo novedoso, por haber recibido información poco realista por medios informales que le predisponga a tener una visión muy negativa…
  • Escuchar sin juzgar, con atención y creando un clima seguro y relajado para que compartan con nosotros sus inquietudes, expectativas…
  • Validar la preocupación que puedan sentir, sin minimizarla, darle nuestro apoyo, comprensión y seguridad para que se sientan entendidos y transmitirles que al igual que lo han hecho con otros cambios, serán capaces de superar las situaciones que se presenten.
  • Informar/romper mitos: los padres deben estar informados de la realidad del instituto, la disciplina, el reglamento, las figuras de autoridad y revisar todo esto con los niños, aportando así una visión más realista, favorecer que hable con alguien que haya pasado por ello recientemente (hace uno o dos años). La información veraz es la mejor herramienta, todo lo que sea facilitarles el acceso a ella, les ayuda para enfrentar este cambio y cualquier otro.

Durante las primeras semanas, también es importante:

  • Mantener contacto con el instituto, conocer al tutor para facilitarle información sobre nuestro hijo que pueda ser relevante y solicitar información sobre cómo está siendo su adaptación.
  • Estar informado de su círculo de amigos: en estas edades el círculo de amigos tiene gran influencia, el paso a Secundaria es un momento en el que se establecen nuevas relaciones, manténgase al tanto de sus amistades.
  • Acuerdo entre los progenitores: el manejo de un hijo o hija adolescente es especialmente complicado para todas las familias, que los padres se mantengan unidos, hablen sobre el tema y adopten las medidas necesarias de mutuo acuerdo es clave para afrontar la educación en esta etapa.
  • Estar atento a los cambios: al comienzo de esta etapa y durante la misma, es conveniente estar atentos a posibles cambios en su estado de ánimo y conducta, hábitos de alimentación y sueño. Cambios radicales, excesivo nerviosismo, cambios bruscos en las costumbres, pueden ser una señal de alerta. En estos casos es mejor no dejar pasar mucho tiempo, abordar el tema primero con el chico, si no fuera efectivo, infórmese a través de los profesores y si hubiera problemas, no dude en pedir ayuda a un especialista.

Psicología infantil y Adolescentes